sábado, 5 de julio de 2008

Cajitas

Porque, escucha bien: te llevo en la cajita de latón que tiene forma de corazón.
Y viajar por el mundo con cada vez más cajitas: de madera, de música, de mimbre, de barro, de hierro oxidado, de latón y cartón, de papel y de cera, de porcelana, de cobre, de zapatos, de cristal, de corcho, de plástico y de piedra...
Sin importar el material, ni la forma... solo importando que no estén agujereadas por polillas y ratones, ni por lágrimas ácidas o desgastadas por besos...
Solo importa que los recuerdos no se escapen, ya que quiero recordar porqué tembló mi ser aquella vez o por que se resquebrajó en aquel momento, quiero guardar cada instante, para, así, de alguna manera, tener lo que ya no tengo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

XD Como se nota que llevo el estres de selectividad encima... Si no no escribiría tanto...

2 comentarios:

Yuki dijo...

cajas eh ?

yo tube una paranoia muy grande con las cajas hum hum

Guroi :P dijo...

Sí, yuu dormía dentro de una xDDD
M... y que es lo que ya no tienes?
El problema es que a veces, hasta los secretos de la caja de pandora, se filtran en el olvido y simplemente nos queda una caja vacía, con olor a sangre.