sábado, 20 de septiembre de 2008

Un "Adios" disfrazado de "Hasta luego".
Todo pintado bajo capas y capas de color naranja.
¿cuanto maquillaje lleva mi cara?... ¿es así también en ti? ¿te pusiste esa máscara al ver la mia?
Un último beso, triste y vacilante, tembloroso. Y notando tu mano sobre la mia me despido con un ligero apretón de manos, porque no puedo hablar.
Subo y ya quedaste atrás.
Deguello a esa vocecilla que osa atreverse a susurrar "salta del vagon y quedate" y ahora su sangre me mancha las manos...
Y... Maldita sea! ¿Porque sonríes? Detrás de la ventana sonríes.
Cogiendo aire noto lo vacía que estoy, me giro a la ventana y te veo espectante, esperando a los chillidos de las vias.
Y como idiotas saludamos con la manita hasta que por fin (sin ruido) arranca.
No corres a mi lado, no es como en las peliculas, no vas a saltar dentro y a rescatarme. (es un pacto mudo, al que ninguno quería llegar)

1 comentario:

Guri dijo...

Que esto o no es como en las películas.
...
Y quizá sea mejor así, porque en qué película se ha visto que una tia de 18 sea virgen?
No, para bien y para mal, no es como en las películas.

A veces es mejor.

Y las distancias son pequeñas.
Tkeruuuu ~